jueves, 6 de diciembre de 2007

DEATHPILE - DEDICATED TO EDMUND EMIL KEMPER




DEATHPILE - Dedicated To Edmund Emil Kemper 7''
(Self Abuse, 1997)

Deathpile (1995-2004) nació tras la separación de otro proyecto experimental puesto en marcha por Jonathan Canady en 1993, llamado Torture Chamber. En principio como proyecto individual y posteriormente como grupo, Deathpile derivó rápidamente hacia un sonido electrónico abrupto, áspero y contundente, adornado por una estética sádica y oscura y una temática centrada en los aspectos más siniestros y diabólicos de la humanidad, temas tabú incómodos y desagradables para una mayoría de la gente. Este apego a aspectos tan poco habituales en según qué ámbitos es perfectamente documentado por Canady en una entrevista: “soy un tipo feliz que disfruta con el sufrimiento de los demás”.

De “Dedicated To Edmund Emil Kemper” se publicaron en 1997 solamente doscientas ciencuenta copias a través de la discográfica estadounidense Self Abuse Records (Mlehst, Merzbow, Aube, Skin Crime...), como parte de las conocidas ‘Murder Series’ de este sello, dedicadas a las macabras historias de algunos de los asesinos en serie más famosos en EEUU, y por las que, en el caso de Kemper, Canady parecía estar bastante interesado.

En total son sólo dos pistas -'Walking Time Bomb' y 'Triumph Of The Hunter'- en únicamente diez minutos. Diez minutos más que suficientes para trasladar a un vinilo de siete pulgadas la sensación incómoda provocada por el sonido opresivo y agobiante en clave noise/power-electronics ejecutado con sadismo por J. Canady y M. Todd, empapado de un ambiente malsano y de las espeluznantes voces manipuladas escupiendo el pensamiento enfermo de Kemper: “What I wanted to see was the death, and I wanted to see the triumph, the exultation over death. It was like eating, or a narcotic, something that drove me more and more and more”.


1 comentario:

momma's boy dijo...

Waw, great blog, but some links are down - could you be so kind to re-upload this killer record: DEATHPILE dedicated to edmund emil kemper - cheers!